Op-Eds

La Reforma Energética Mexicana: Una Bendición para Ámerica del Norte

f t # e
Washington, December 20, 2013 | comments

El descubrimiento del petróleo de esquisto bituminoso en Texas ha sido una bendición para la economía de nuestro estado y nuestra región, resultando en la creación de miles de puestos de trabajo y mil millones de dólares en ganancias adicionales.  Por ejemplo, en el año 2012, la formación geológica de Eagle Ford en el sur de Texas genero más de $61 mil millones de dólares para la región, más de 116,000 puestos de trabajo, y más de $3.1 mil millones de dólares en salarios.    

El mes pasado, yo viajé a la Ciudad de México para reunirme con el diputado federal mexicano Marco González, quien organizó varias juntas con miembros del Congreso Mexicano y con la administración del Presidente Enrique Peña Nieto.  Mi mensaje fue claro para los líderes y las autoridades mexicanas: la producción y las reservas de petróleo y gas de esquisto no se detienen en la frontera de Texas.

México tiene una abundancia de recursos petroleros aun no aprovechados.  Además, México es el tercer mayor productor de petróleo en el hemisferio occidental, después de Brasil y Venezuela, y está dentro los 10 mayores del mundo.  Sin embargo, la empresa estatal, PEMEX, no puede igualar la producción de los EE.UU. debido a límites constitucionales en México que impiden la inversión extranjera en la producción y extracción de petróleo y gas natural.       

La administración de Enrique Peña Nieto ha sido una de las más innovadoras y pioneras en la historia de México.  A principios de este mes, el Congreso Mexicano aprobó una reforma electoral que abrió el camino para lograr una reforma energética histórica, que se aprobó esta semana.

Durante mi reciente viaje a México, también me reuní con el coordinador del Partido Revolucionario Industrial (PRI), el diputado federal Manlio Beltrones, quien impulsa la agenda del presidente de una manera muy eficiente.  Beltrones me explico cómo era necesario aprobar una reforma electoral para llevar acabo una reforma energética. 

Este tipo de intercambio es simbólico al estilo de gobierno de Presidente Pena Nieto – pragmático, dispuesto a llegar a un acuerdo, y enfocado en lograr soluciones.  Este tipo de liderazgo y función pública debería de ser un ejemplo para todos. 

La reforma energética aprobada abre el sector petrolero a la inversión privada y permite que las empresas privadas compartan con PEMEX los beneficios de la exploración y producción petrolera.  Según una estimación de PEMEX, el país requiere una inversión de más de 60 mil millones de dólares por año para aprovechar al máximo la producción energética del país.  Hay empresas de los EE.UU. y otros países que están dispuestas a invertir en el sector energético de México y aprovechar las reservas subdesarrolladas de petróleo y gas natural del país.

Con esta legislación, América del Norte se acerca más a la independencia energética.  Hoy es momento para colaborar con nuestro vecino del sur para lograr nuestros objetivos comunes de producción y crecimiento energético.  Con estos cambios legislativos, los Estados Unidos, Canadá y México se convertirán en un centro mundial de producción petrolero y nuestra región se hará el nuevo Medio Oriente del mundo.

f t # e
Tags: Mexico